viernes, 7 de octubre de 2011

Un mundo sin fin

1327 Doscientos años después, en la misma ciudad de Kingsbrige (ciudad ficticia creada por el autor Ken Follett)  donde transcurre también Los Pilares de la Tierra, cuatro niños se conocen el día de todos los santos, desde niños y a partir de ahí toda la novela ronda acerca de sus vidas.

La pasión que Merthin proyecta en todas sus metas y en la construcción del puente, me ha dejado a veces ensimismada con los detalles de sus construcciones y el amor absoluto hacia la perseverante Caris, que llega a cotas inimaginables, han conseguido arrancarme demasiadas horas de sueño…
La peste, la crueldad de Ralph , los celos, la supervivencia de  Gwenda, un Priorato llenos de enigmas y traiciones, con un infame Godwyn a la cabeza. El secreto de Sir Thomas…
Pasan las hojas, pasan las horas, y esta trama medieval te embauca…

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Alguna sugerencia.........