jueves, 23 de agosto de 2012

Viaje por el Norte


O el viaje de los reglajes
Dicen que España es para comérsela…. Y nosotros nos lo hemos comido todo y todo muy rico por cierto. Con lo que este año nuestro viaje transcurre por el Norte de la Península, Asturias, Cantabria, algo de Galicia y León.
Arrancamos bien temprano el primer día hacia Gijón, paradas para desayunar y comer, con un calor aplastante (a 42º) pero al atardecer ya paseamos por la plaza de Pelayo. Para la ocasión, disfrutamos con nuestra cicerone que nos alecciona de los mejores sitios para comer y salir, y por supuesto nos enseña a tomarnos y escanciar una sidra, todo un lujo sin lugar a dudas.
  
Una de las tres noches en la ciudad coincidimos con otros amigos malagueños, una buena celebración a base de mariscada y de nuevo a disfrutar del ambiente gijonense.
Consumido nuestro tiempo en Gijón, (comentario: Gafukiii abre la boca!!) iniciamos itinerario pasando por algunos pueblos costeros asturianos, Luarca y Cudillero,  donde por supuesto es obligatoria la parada para comer "fabada", madreeee la hemos probado de todas las formas, y ante la incredulidad de algunos camareros, también a todas horas. 




Así llegamos hasta Ribadeo, el primer pueblo gallego que encuentras al salir de Asturias. Teníamos que llegar con hora para  poder ver la Playa de las Catedrales. A mi me pareció fastuoso el paisaje esculpido por el Mar en los acantilados. (se  oye comentario: eto e un mojon, jajajj)  Esa noche en Ribadeo también nos deleitamos con productos locales, todo acompañado siempre con el “Ribeiro” servido en tacitas, como no.
 

Al día siguiente nos encaminamos hacia Ribadesella, porque el rio Sella nos espera para hacer la bajada en piragua, un fabuloso día en el rio entre baños y risas, y rodeados de un paraje natural tan, tan verde... (se oye comentario: si, verde a la mosca...) y como siempre tenemos tanta suerte..., que al terminar encontramos el lugar adecuado para las cervezas de la tarde, en la misma puerta del club de piragüismo.
(se oye comentario: anda que no...)
  
Mi moto ya empezó con los problemas, se me venía abajo sin saber porque (bueno yo no sabía porque, ni podía explicarlo), así que ese día lo paso en el taller (y ya aproveche para cambiar la cubierta delantera) y cuando fuimos a recogerla el mecánico nos ayudo con el alojamiento, sin embargo no le toco el tema de “venirse abajo” y solo le cambio la rueda...  Esa noche la pasamos en una casa rural en Ovio, con vistas al Cantábrico.
El dia 15 nos encaminamos hacia Santander por la costa oriental, y  paramos para observar los Bufones de Arenillas, (cuando hay marea alta y el mar está fuerte, un gran volumen de agua empujado por las olas entra con gran fuerza por la parte inferior del bufón, y sube por el estrecho canal, a una considerable altura, provocando un silbido o bufido característico que es el que da nombre a la formación) Ese día nosotros solo pudimos escuchar los bufidos. 
A solo 20 km de Santander decidimos entrar en el parque de Cabárceno,  son más de 750 ha. donde los animales se encuentran en semi libertad y podíamos acceder con vehículo  para hacer paradas en los lugares que nos interesaban.  (se oye comentario: totá  y yo no he ido al Selwo de Estepona)

La moto seguía parándose, y mi desesperación creciendo, así que optamos en llevarla por la  mañana a un taller de Santander para que la mirasen. Ese día hicimos ruta por Picos de Europa, Cabezón de la Sal, desfiladero de Hermida, comarca de Liébana, terminando la tarde en Fuente Dé, haciendo la ascensión a los Picos en teleférico.


Ya el viernes por la mañana partimos hacia nuestro próximo destino: La Bañeza.
Pero eso… lo contaré en el próximo capítulo….






sábado, 4 de agosto de 2012

Graffitis con mensaje

(en la puerta del Instituto)
"A todos aquellos que estudian para aprender"
1+1= Depende

(en la pared de una casa declarada en ruina)
"Hoy es un buen día........... y mañana tambien"