martes, 12 de marzo de 2013

Hedy Lamarr y la caja de música...

Si el legado de Lamar como icono de Hollywood fue grande, mayor aun es el impacto como inventora, porque esas bases regulan las tecnologías de comunicaciones modernas que nos rodean hoy día.

Su ocurrencia llego a ser uno de los más grandes inventos del S.XX, y hoy día nos sigue rodeando en los teléfonos móviles, las conexiones internet, incluso el wifi,  están basados en esa tecnología, el “salto de frecuencia” se le ocurrió jugueteando con una cajita de música…. Allá por el 1940!!

Hedwig Eva Maria Kiesler  nació el 9 de noviembre de 1914, en Viena, Austria, desde pequeña destaco por su inteligencia y fue considerada superdotada, a los 16 años comienza los estudios de ingeniería que abandonaría a los tres años para trabajar en el teatro berlinés. Esto le sirvió de  plataforma para entrar en el cine, tras su escena en la película “Extasis” en la que aparece desnuda, es mundialmente conocida y se la conocería como la primera mujer en la historia del cine que apareciera desnuda en una película comercial.


El magnate armamentista Friedrich “Friz” Mandl atraído por la película, arreglo un matrimonio de conveniencia con sus padres, en contra de su voluntad. Una etapa de verdadera esclavitud para ella.
Se caso el 10 de agosto del 1937, en vano su marido intento hacerse con todas las copias existentes de la película, la sometida a estricto control obligándola a acompañarle en todas las salidas, viajes y reuniones que este mantenía con proveedores de armas, aviones de combate, sistemas de control, y simpatizantes del sequito de Adolfo Hitler, la encerraba en casa y únicamente podía desnudarse para bañarse en presencia de su marido, evidentemente su carrera cinematográfica se interrumpió así como cualquier otro tipo de actividad en su vida que no fuera acompañar la comitiva de Friz.

Aprovecho la soledad para seguir estudiando ingeniería y utilizaba su ingenio para conseguir nuevas referencias de la tecnología de la época.
Durante su reclusión mantuvo estrecha relación con su sirvienta con la que ideo un plan de fuga. Escapa por la ventana del baño de un restaurante, huye en coche hasta Paris siendo seguida por los guardaespaldas de su marido, y desde allí a Londres.
 

En Londres (1937)  conoció a Louis B.Mayer, empresario de la Metro Goldwyn Mayer que marchaba a EEUU, vende sus joyas para conseguir pasaje en el mismo barco y convencerle que la contratara como actriz.  Cuando desembarca ya tiene un contrato por siete años y un nuevo nombre… Hedy Lamarr.
Bajo el protectorado de Mayer renace en Hollywood .
En 1941 conoce a George Antheil, compositor de espíritu bohemio del que se enamoró rápidamente.

Nutrida con un gran rencor hacia los nazis se ofrece al gobierno americano para colaborar con toda la información de la que disponía y sabia, y se pone a trabajar para la obtención de nuevas tecnologías.
Sabía que los gobiernos rehusaban fabricar misiles teledirigidos por miedo a que fueran interceptados.  Hedy le describe su idea a George y le pide que le ayude a construir un dispositivo que permita sincronizar la señal. George estableció un sistema basado en 88 frecuencias  (el nº de las teclas del piano) transmitía y recibía frecuencias siempre cambiantes que evitaban las interferencias y bloqueos enemigos.
El 11 de agosto de 1942 se inscribe la patente, concedidas con el nombre de casada,  cosa que impidió que su contribución recibiera el debido reconocimiento en su momento.
Aunque  The New York Times se hizo eco de la noticia, las autoridades no tuvieron la visión de futuro y no consideraron la posibilidad de utilizarlo, la tardanza en aplicarlo se debió a la necesidad de pasar de un sistema mecánico a uno electrónico. En 1957 es logrado por Sylyania Electronic cuyos ingenieros reconocen la totalidad de la patente a Lamarr y Antheil.

La primera vez que se utiliza el sistema es 20 años después de su invención, durante la crisis de los misiles de Cuba en 1962. Posteriormente en la guerra del Vietnam y más adelante en el sistema americano de defensa por satélite Milstar, hasta que en 1980 ve sus primeras aportaciones en ingeniería civil.
Así, con la irrupción masiva de la tecnología digital a comienzos de esa misma década, la conmutación de frecuencias pudo implantarse en la comunicación de datos WIFI.


Lamarr murió en Florida el 19 de enero de 2000. Su hijo hizo trasladar sus cenizas a Viena de acuerdo con los deseos de la actriz.
El Día del Inventor Internacional se celebra el 9 de noviembre (fecha de su cumpleaños), en su honor.
 

lunes, 4 de marzo de 2013

El sueño del Celta

De Mario Vargas Llosa

Como en otras ocasiones, cuando se trata de atrocidades de tal envergadura me cuesta leer o ver asuntos que tratan sobre ese tema, sin embargo, tal como está escrito ha conseguido que mi lectura y mi interés sobre la vida del protagonista no se acabe con este libro, sino que he seguido investigando e informándome de su historia, de su momento, y de su país.



La vida del irlandés Sir Roger Casement, diplomático del Gobierno Británico, trascurre en su gran mayoría en el Congo y el Putumayo, como Cónsul, recopilando información sobre los usos y formas abusivas que el colonialismo tenia para “hacer trabajar de forma eficiente” a los indígenas. El genocidio cometido por Leopoldo II en el Congo para obtener caucho y marfil, y el de la Peruvian Amazon Company en el Putumayo, fue reflejado en el Informe Casementy tal fue el estremecimiento de la opinión internacional que se inicio una campaña de denuncia por este motivo.



Interminables viajes y vivencias en África y en la selva amazónica respirando el terror y comprobando los límites de la brutalidad humana deterioraron considerablemente el físico y la salud psíquica de Sir Roger, nada le impidió ser componente del colectivo que luchaba por la revolución irlandesa.


Miembro  de los “Voluntarios Irlandeses” fue detenido en Irlanda acusado de alta traición a favor de Alemania y condenado a la horca por ello. Todo un halo de magnetismo rodea a este personaje acusado entre el espionaje y la homosexualidad y aumentado por una campaña de clemencia para librarlo de la horca.