lunes, 29 de abril de 2013

Abril 13

Moto con glamour
La preciosa Ducati 750 SS Desmo, utilizada en el anuncio de un perfume junto con Keira Kuightley y musica de James Brown "It´s a man´s a man´s a man´s world" (1966) y compuesta tambien por una atractiva estetica vintage en beig, confiere la armonia ideal para este perfume.



Querida Keira...así se hace con los hombres, pero esos tacones no son lo ideal para la moto.

jueves, 18 de abril de 2013

Un salto al vacio

El primer salto

No puedo comparar con nada esa sensación, con más motivo al ser la primera vez que salto. Imposible equiparar la excitación que produce, el verte con el mono puesto, el arnés, el ruido del motor de la avioneta, el paisaje desde la altura (unos 3.000 metros), el viento, el día tan espléndido….
Todo se presento como un divertido fin de semana y simplemente acompañaría a unos amigos a lanzarse en paracaídas, pero el día anterior ya me insinuaron que podría intentar saltan en “tándem” y que no necesita el curso que ellos estaban haciendo. Y ahí empezó a rondar en mi cabeza…
Así que por la mañana temprano desayunamos, nunca todos juntos porque el camino del WC siempre estaba ocupado, y entre risas llegamos al aeropuerto de Córdoba. Nos recibe el equipo de Skydive Cordoba que tienen las casetas justo al lado de la entrada del aeropuerto.
Si excelente era el grupo que se preparaba para saltar, extraordinario es el equipo que prepara los saltos, monitor, ayudantes, radio-control, piloto, todos. Un ambiente magnifico era el que se respiraba, y eso se nota desde primer momento. Ya nos confirmaron que podríamos saltar en tandem si había tiempo, así que me dedique a ver pasar la mañana acompañando a mis amigos saltadores.



Ellos realizarían un salto en paracaídas en automático a unos 1300m de altitud (aprox.) Me divertí muchísimo viendo las caras del antes y del después....


Estuvimos viendo algunos vídeos de saltos.... y fue con uno de ellos que me iba a mondar de la risa, no me deja cargar el vídeo pero aquí os pongo la  captura de  algunas imágenes, de caretos, y vaya caretos,
¿le habéis visto la cara al pánico? no? pues aqui esta:




En la última foto parece que se esta agarrando a la avioneta jajajjajajaj!
¡¡¡me parto!!"!!!! 
(Pero bueno, como yo digo: el que quiera que se ponga, a ver que cara pone....)

Transcurre la divertida mañana y pronto llega  el momento, un salto en tandem a mas de 3.000m de altitud con el "hacedor de sueños", el  experimentado Paco, su seguridad, la tranquilidad y la confianza que transmitía fue una carta clave para decidirme a saltar.
Pero primero lo hace mi amigo el pintor:

 La cara de satisfacción, goce y deleite no tiene precio , los 40 segundos en caida libre (aprox.) no es para menos....

 Yo fuí la ultima del día, no habia mejor forma de celebrar las 4 décadas de mi DNI, así que vamos...

El largo paseo en avioneta hasta llegar a esa altitud también lo disfrute, aunque no es comparable al subidón....


 Una voltereta más.....!!!


Me dijeron los que estaban en tierra que mi grito se escuchó, me faltaba aire en los pulmones para gritar sobre Córdoba, pero sobre todo... quien mejor lo escuchó... fui yo..... (y el pobre Paco que lo aguantó)

UUuuuuuuuuuuuaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaa!!!!!!!!

Disfrutando de las vistas

Aquí, sí que estaba como las amapolas....
Gracias a todos, a los que por su culpa llegue ese día al aeropuerto de Córdoba, y a todo el equipo humano de Skydive que lo hicieron posible, por trasmitir esa fantástica energia contagiosa, espero poder volver hacerlo y repetir, y sobre todo espero volver contar con vosotros.


viernes, 12 de abril de 2013

La Gran Turquia- Estambul


Cuando el rey Byzas acudió al Oráculo de Delfos para preguntar donde debía fundar su nueva ciudad, el Oráculo le respondió “Frente a la tierra de los ciegos”. Siguiendo esta guía llego en el año 675 A.C. al estrecho del Bósforo donde descubrió un esplendido estuario del Cuerno de Oro intacto y en la orilla asiática la pequeña colonia de pescadores llamada Calcedonia. La profecía cobraba sentido: Los de Calcedonia “debían de estar ciegos” para no fundar su ciudad en el lado europeo. Nacía Bizancio... 


Bizancio, Constantinopla, o la actual Estambul, Patrimonio de la Humanidad, fue la capital de cuatro imperios, romano, bizantino, latino y otomano. Aunque la actual capital es Ankara, su silueta declara a voces la magnitud de lo que fue y de lo que es. En 2010 fue nombrada Capital Europea de la Cultura.

Santa Sofia al fondo
  
La elección de algunos de nosotros en esta ocasión fue por aire, agotados de las jornadas en Capadocia, los crueles madrugones, la fatiga y el consumo de energía que exigía nuestro guía “el amores”, está opción fue la más acertada para ellos ya que la falta de sueño podía pasar factura en días venideros, y si además con ello se ganan algunas horas en Estambul mejor que mejor. Para los que dormimos como marmotas o simplemente no contemplábamos esa opción, nuestra entrada fue en el bus. Después de alguna “parada técnica, voluntaria obligatoria” para visitar el "Churchill" (traducido es el W.C.) No tuvimos demasiado problema con el popular atasco que se forma al entrar en Estambul, al atardecer, en hora punta, cruzábamos el puente colgante del canal del Bósforo, me impresiono la visión de una mastodóntica ciudad de casi 15 millones de habitantes, una de las mayores urbes de Europa y del mundo.


El estrecho del Bósforo, entre el Mar Negro y Mar de Mármara, y con una posición estratégica envidiable se encuentra la ciudad de Estambul, dividiéndola en europea y asiática, desde la parte europea el Cuerno de Oro se une al Bósforo justo en el punto que el estrecho entra en el mar de Mármara, formando un estuario donde se mezcla el agua dulce con la salada y cuyo emplazamiento forma un puerto natural espectacular. (Su centro histórico y comercial se encuentra en Europa, mientras que una tercera parte de su población vive en Asia.)


Mezquita Azul al fondo


Esa noche, ansiosos por ver la magnificencia nocturna de la ciudad, nos dimos un paseo todos admirando esos monumentos iluminados.


A primera hora del dia siguiente, se presenta con una desafortunada visita a un taller de pieles donde estuvimos poco rato,  los itinerarios excesivamente programados pueden hacer sentirte un poco "atado" y no entendiamos como en una ciudad como Estambul la primera visita fuera a ¿una tienda de pieles? Pero olvidado el asunto, la siguiente visita era Santa Sofia...


La revuelta de Constantinopla en el año 532 acabo con la destrucción entre otros de este edificio, Justiniano no dudo en edificar una nueva catedral, eligiendo a los arquitectos Antemio de Tralles e Isidoro de Mileto, las obras duraron casi 6 años. Es una obra maestra del arte bizantino, el diseño no tenía antecedentes próximos, era tal la obsesión de Justiniano que se ordeno construir una habitación dentro de ella para seguir directamente las obras. El mismo emperador discutía y departía diariamente con los arquitectos, el pueblo pensaba que las dudas que surgían en la construcción eran resueltas por el emperador después de consultar con un ángel.
El interior es imponente, las dimensiones de la sala principal, la cúpula de 30 m, la iluminación, las columnas monolíticas, hacen a este edificio soberbio.

Justiniano dijo en aquella ocasión: "Salomón, te he vencido" aludiendo a que con esta nueva iglesia había superado el famoso templo de Jerusalén edificado por el rey israelí.
Su influencia arquitectónica y litúrgica fue generalizada y duradera para los ortodoxos, católicos romanos y el mundo musulmán por igual. Entre 1204 y 1261, Santa Sofía fue la iglesia del Papa. En 1453 fue tomada por el Imperio Otomano y convertida en mezquita. Los otomanos dotaron a la iglesia de cuatro minaretes, una escuela teológica y un comedor público.
Los daños causados por los terremotos motivarían la restauración del edificio en numerosas ocasiones. En 1935, Atatürk transformó el templo en un museo, durante 1.000 años fue la catedral más grande, hasta la finalización de la catedral de Sevilla.
 
Desde aqui nos encaminamos a la mezquita otomana de Rüstem Paşa, fue diseñada por el arquitecto imperial Mimar Sinan para el gran Visir Damat Rüstem Pachá (marido de una de las hijas de Suleiman el Magnífico, la princesa Mihrimab). La construcción se inició en 1561 finalizando en 1563.
 En una calle llena de tiendas y negocios, una pequeña puerta, subimos una escaleras y llegamos de esta curiosa forma al acceso de este templo. El interior es famoso por la cantidad y calidad de los azulejos de Iznik que representan una gran variedad de motivos florales y geométricos. Estos azulejos exhiben el uso de un color rojo-tomate característico del período temprano de Iznik, y ninguna otra mezquita en Estambul hace un uso tan pródigo de estos azulejos.
       
La siguiente parada será en el Bazar de las Especias, llamado también Bazar Egipcio, su inicio se remonta a 1663, se construyo al mismo tiempo que la Nueva Mezquita adyacente con objeto de mantenerla.
 Lo de Egipcio le viene de cuando Estambul marcaba el final de la ruta de la seda y desde aquí se distribuía a toda europa a través del Mediterraneo, desde el S XIII se comercializaba especias con Venecia.


Una de las visitas a la que le tenia especial ganas era la Cisterna de Justiniano, alli nos fuimos por la tarde.
La Cisterna Basílica es la más grande de las múltiples cisternas que hay en Estambul. Las cisternas son depósitos que se construyeron para que la ciudad tuviera reservas de agua en caso de ser atacada. Otro nombre (bastante más atractivo) con el se conoce la cisterna es "Palacio Sumergido",  Yerebatan (Yerebatan Sarnıcı, su nombre en turco) tiene unas dimensiones de 140 por 70 metros y se calcula que podía almacenar unos 100.000 m3 de agua.

Fue construida en tiempos de Justiniano I (527-565) para abastecer al Palacio Bizantino. Para llenar la cisterna se recurría a los acueductos de Valente (aún existente) y de Adriano. Estos acueductos recibían el agua de los Bosques de Belgrado, a unos 20 kilómetros de Constantinopla.

La Basílica Cisterna tiene 336 columnas de 9 metros de altura. Los estilos de las columnas son muy variados, ya que fueron reutilizadas de antiguas estructuras . Pero al fondo existen dos peculiares con bases de cabezas de medusas, quizas provenientes de ese reciclaje.

El origen de las dos cabezas es desconocido, se cree que las cabezas fueron traídas a la cisterna tras ser retiradas de un edificio del último periodo romano. Dice la tradición  que los bloques están orientados hacia los lados y bocabajo con el fin de anular los poderes de la mirada de la Gorgona.

Nuestra ansia por absorver todo lo que supone estar en Estambul nos llevo hasta la Torre Galata, Erigida por los genoveses en 1348, la torre de Gálata ha sido desde siempre el centinela de Beyoglu que en el siglo XIX, cuando recibía el nombre de Pera, era el barrio de las embajadas y de los mercaderes armenios y griegos, con un sabor más europeo que oriental. En sus empedradas calles se hablaban más de 40 idiomas y recalaba la nobleza europea llegada en el Orient Express.


Como no paraba de llover y era tarde, nos acoplamos bajo una cornisa y allí estuvimos admirando esta torre y hablando de la vida bastante rato, despues de comprarnos algunas cervezas para acompañar claro.


Decidimos cenar algo por el barrio Beyoglu donde  nos encontrabamos y probamos la pizza turca, muy rica por cierto, volvimos a subir en el tranvia para acercarnos al hotel. 
 Este día había sido especialmente machacador, así que todos nos merecíamos descansar para la siguiente jornada que prometía ser movidita. Pero yo tenía que probar la cerveza turca, y justo frete al hotel (que suerte la mía) había una tiendita de barrio que la tenía a precio razonable, porque en todos los casos y en todas partes era bastante cara. “Un turco” me recomendó Efes, cuando le pregunte por la más popular cerveza de Turquía, y no solo me aconsejo, sino que me conto media vida, que si había sido alcohólico, que si su padre….. ¡que yo nada más que quería saber una marca de cerveza turca aceptable! Y allí debajo de un toldo que resguardaba de la lluvia un puesto de fruta, una compañera y yo nos bebimos un par de ellas, pero como parecía que estábamos en un barrio, por la ventana nos vio más gente, otros que entraban también se acoplaron a la recomendación.


 Total…. Que terminados por juntarnos una cuadrilla de gente charlando y dando la vara en recepción.
Hoy toca la Mezquita Azul...
Tras la Paz de Zsitvatorok(primer tratado de paz firmado en el mundo) y el negativo resultado de las guerras contra el Imperio Safávida, el sultánAhmed I ordenó construir una mezquita en Estambul para apaciguar a Alá. La mezquita se construyó en el lugar que ocupaba el Gran Palacio de Constantinopla, frente a Hagia Sophia (en esa época, la mezquita más venerada de Estambul) y el hipódromo, emplazamiento de gran valor simbólico. Gran parte de la cara sureste de la mezquita descansa sobre los cimientos y sótanos del Gran Palacio. Se inicio en agosto de 1609 se termino en 1617. 
                                  
 La Mezquita del Sultán Ahmed, conocida como Mezquita Azul, está revestido con más de 20.000 azulejos de cerámica hechos a mano, fabricados en Iznik (la antigua Nicea) con más de cincuenta diseños diferentes de tulipanes. En las lámparas hay huevos de avestruz que se colocaron para evitar que las arañas entraran en la mezquita e hicieran telarañas.
La Mezquita Azul es una de las dos mezquitas de Turquía que cuentan con seis minaretes, junto con Adana. Cuando se supo el número de minaretes que tendría la mezquita, se criticó al sultán por presuntuoso, ya que, en aquel momento, era el mismo número de minaretes que la mezquita de la Kaaba, en  La Meca. El sultán solucionó el problema construyendo un séptimo minarete en la mezquita de La Meca.





Desde aquí nos encaminamos a orillas del Bósforo, vamos a dar un paseo en barco, aunque el día no acompañaba demasiado, y lo que decía el guía era imposible de seguir, fue un rato agradable y otra forma de ver la ciudad, desde otro punto de vista.




En el ferry de vuelta a Europa pasamos delante de la Torre de Leandro. Cuenta la leyenda que en ella vivía una princesa que cada noche esperaba con una vela encendida la visita de su amado, Leandro. Una noche de tormenta la vela se apagó y Leandro, desorientado, se ahogó en las aguas del Bósforo mientras intentaba llegar hasta su princesa. Hoy el enclave es un restaurante que sobrevive por el encanto de la leyenda.

Que bonita leyenda....si nos la hubieran contado en su momento.



Después del paseo y de almorzar, nos vamos al palacio Topkapi. (Ahora no recuerdo si fue antes el paseo…o el palacio….)
La familia Osman (otman en arabe, origen del vocablo otomano) de donde descendieron los sultanes, fijó en el Cuerno de Oro su residencia: el cautivador palacio de Topkapi. La morada, con sus opulentos tesoros, sus quioscos de altas cúpulas y sobretodo las fantásticas leyendas del harem, con su eunucos guardianes y su legión de concubinas, cautivó la imaginación europea durante siglos. Fue una de ellas, Roxelana, la que pidió al Sultán Suleyman “el Magnífico” que se trasladara el harem al palacio. Esta cercanía permitió a la odalisca aumentara su influencia sobre la corte y finalmente perfilar el futuro de la dinastía Osmanli al mandar asesinar al primogénito de Sultán.  
El Palacio Topkapi es el mejor reflejo de la época imperial en Estambul y simboliza el poder que alcanzó Constantinopla como sede del Imperio Otomano. Desde este palacio los sultanes gobernaron su imperio hasta mediados del siglo XIX. La construcción del Palacio Topkapi comenzó poco tiempo después de que Mehmed II tomara Constantinopla. El palacio inicial fue inaugurado en 1465. Durante las décadas siguientes el palacio fue ampliado por los diferentes gobernantes. En 1856, el Sultán Abdulmecid decidió trasladar su residencia al Palacio Dolmabahçe, un palacio de corte occidental. 
  En sus 700.000 metros cuadrados, el Palacio Topkapi cuenta con cuatro patios y múltiples edificios en su interior: sala de armas, cocina, establos reales, tesoro y muchos más.
En el mismo recinto (en el interior de sus murallas) se encuentra el Museo Arqueológico y otros edificios de interés.

De entre las múltiples partes que tiene el palacio, una de las más importantes es el Tesoro.
El Tesoro cuenta con algunos de los objetos más valiosos del mundo, como el diamante del cucharero (un diamante de 88 quilates que perteneció a Letizia Ramolino, madre de Napoleón) o el puñal topkapi (el arma más cara del mundo, construido en oro con esmeraldas incrustadas).


Y ahora, al Gran Bazar, el Gran Bazar de Estambul se extiende por un área de 45.000 m2 . Se estructura en 64 avenidas y calles y 16 patios con cerca de 3.600 tiendas. Se accede a este recinto cerrado mediante 22 puertas y se ponen la venta más de 97 diversas variedades de productos vendiéndose más de 12.700 artículos diferentes y trabajan más de 20.000 personas.
Después de la conquista de Constantinopla en 1453 por el sultán Mehmet II se abrió un periodo de construcción de nuevos servicios entre ellos los bazares cubiertos o Bedesten que se dedicaron a la venta de telas abriéndose pronto a todo tipo de objetos valiosos.

Originalmente en época bizantina existía el llamado "Bedesten antiguo", "Bedesten interno" o "Bedesten de Cevahir" (cevahir = joyería) que ocupa un área de 48 m x 36 m. En 1461, el sultán Mehmed II, ordenó la construcción de un nuevo bazar, el cual se realizó un poco más lejos y se distribuyó su calles según el tipo de tejido, algodón, seda... Esta es la fecha que se entiende como fecha fundacional del Gran Bazar de Estambul.
 
Fue una rápida visita dado el volumen de nuestros bolsillos, y después de marearnos con el laberinto de calles, nos dimos cuenta que lo del regateo…¿es un mito?..no sé, pero nos extraño que no intentaran vendernos algunos de los objetos por los que nos interesamos.
Un té tranquilito con pitillo, en un bar de la puerta y nos fuimos a ver la Mezquita de Suleiman el Magnífico.
Haciendo amigos por el camino, claro está.

Está considerada como la obra más representativa del arte islámico. Otras obras que estaba realizando el arquitecto Sinan mientras construía la mezquita alargaron su construcción. El sultán, que estaba muy enfadado por esta tardanza, llamó varias veces la atención al arquitecto. Finalmente, el día de la inauguración de la mezquita el sultán, para demostrar su alegría y expresarle su afecto al arquitecto, le cedió a Sinan el honor de abrir la puerta de la mezquita con una llave de oro...


Construida en la década de 1550 por el arquitecto de la corte Sinan, la mezquita fue rodeada por, un hospital, un comedor, baños, y las tumbas de Solimán y su esposa, Roxelana. Estambul, entonces conocida como Constantinopla, se convirtió en la sede del poder otomano en 1453, cuando el bisabuelo de Süleyman ,Mehmed II se apoderó de la capital bizantina.

El el jardín tras la parte principal de la mezquita hay dos mausoleos en los que está enterrados Suleiman I, su esposa Roxelana, su hija Mihrimah, su madre Dilaşub Saliha y su hija Asiye. Los sultanes Suleiman II, Ahmed II y Safiye, la hija de Mustafa II, están también enterrados aquí.
En los muros de la mezquita por la parte exterior hacia el norte se encuentra la tumba de Sinan.

Mucho mas sencilla que las anteriores vistas, me parecio una decoración exquisita, sin mucho ni poco, en justa medida, y lo mas importante es que no es tan turistica como las visitadas, por ello pudimos estar presente en sus rezos y apreciar el modo particular de orar.





De vuelta al hotel, y después de juntarnos algunos para cenar, era la noche de despedidas, así que en la recepción nos contamos, charlamos, y hasta bailamos! Lo mejor que me traigo es la gente que he conocido, porque sé que cualquier día, (y cualquier día es bueno), me encontrare con ellos, sino con todos, si con algunos, las curiosidades de la vida ha querido que nos crucemos en un momento y en un lugar, (y qué lugar) y estoy segura que habrá otro momento y el lugar será lo de menos.



Os agradezco lo compartido, cada buen rato y cada risa, y os deseo que estas nunca falten.
¡Nos vemos!!